La legalidad de la utilización de Bombas de Fósforo blanco por parte de Israel

1501372-18

1000 palabras que deberíamos saber sobre la legalidad del uso de bombas de fósforo

Se trata de un tema antiguo, que suele ser utilizado por personas que se han “congelado” en la Operación Plomo Fundido (2008-2009). En el camino ha pasado mucho agua bajo el puente. Por entonces, Israel no había violado la ley internacional en relación al uso de bombas de fósforo blanco y las acusaciones surgían desde ONG muy politizadas o desde el problemático Consejo de Derechos Humanos de la ONU, para ser luego repetidas por otros demonizadores. El fósforo blanco es un alótropo común del elemento químico fósforo que ha tenido un uso militar extenso como agente incendiario. También es un agente para crear “pantallas de humo”, capaz de producir esos camuflajes instantáneos para ocultar acciones militares. El uso del fósforo blanco para misiones de camuflaje o para iluminar zonas de combate por las noches no está prohíbido por ningún tratado internacional. Existe un debate si debiera ser considerado como “arma química”, y por tanto ilegalizada, según la Convención sobre Armas Químicas (CWC) de abril 1997. La Convención estipulaba la prohibición de armas que fueran “dependientes del uso de propiedades tóxicas de sustancias químicas como un método de combate” (Artículo II, Definiciones, 9). En 2005, en una entrevista para la RAI, Peter Kaiser, portavoz de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPCW), organización cooperante con la ONU, que supervisa la CWC, dijo que si el fósforo blanco era utilizado como camuflaje “está considerado uso legítimo dentro de la Convención” pero “Si, por otro lado, las propiedades tóxicas del fósforo blanco se piensan, solamente, para ser utilizadas como arma, eso está, por supuesto, prohibido”. Algunos opositores a lo que dice la ley propiamente dicha han argumentado que, debido a los efectos incendiarios, el fósforo blanco estaría “potencialmente restringido” por la Convención de Armas Convencionales de 1980 (Protocolo III), el cual prohíbe el uso de armas incendiarias liberadas por el aire contra poblaciones civiles o ataques incendiarios indiscriminados contra fuerzas militares localizadas junto a civiles. Formalmente, Israel no ha firmado el protocolo señalado. Sin embargo, este protocolo también excluye, específicamente, las armas cuyos efectos incendiarios sean secundarios, como las granadas de humo. Esto ha sido tomado a menudo como la exclusión del fósforo blanco dentro de este protocolo. Actualmente, organizaciones internacionales intentan transformar el uso de fósforo blanco como un tabú. Desean su prohibición total. Puede incluso que dentro de unos años se apruebe una ley prohibiendo su uso aunque, desde el punto de vista técnico, muchas armas convencionales hacen mucho más daño que el fósforo blanco. En los años 2000 comenzó a discutirse si las bombas de fósforo eran “armas químicas”, aunque no se usen con fines prohibidos, especialmente tras conocerse el uso que hicieron las fuerzas norteamericanas en Faluya (Irak – 2004). La intención declarada es prohibir, totalmente, el uso de fósforo blanco en zonas habitadas para luego prohibirlo totalmente. Por el momento, es un deseo que no se ha materializado (2016). Durante la Operación Plomo Fundido (2008-2009) se criticó continuamente a Israel por, supuestamente, “violar” la ley internacional al utilizar fósforo blanco. Sin embargo, marcar zonas de combate, iluminarlas o crear pantallas de humo es totalmente legal. Los críticos argumentaban que se utilizaban en zonas altamente pobladas (Gaza) y que el fósforo producía quemaduras graves. Como el fósforo blanco se “filmaba mal” en las cadenas internacionales, el ejército israelí decidió, el 7/1/2009, diez días después de haber comenzado los combates en Plomo Fundido, dejar de usar bombas de fósforo blanco aunque en algunos lugares periferiales se veía aún su utilización. Tras la Operación Plomo Fundido (2008-2009) la organización “Human Rights Watch” publicó un informe atacando a Israel por el uso de fósforo blanco. El informe acusaba a Israel por su uso en zonas densamente pobladas ya que ponía en peligro a civiles inocentes. Debido a los informes en su contra, Israel investigó la legalidad del uso de fósforo blanco durante Plomo Fundido (2008-2009). Publicó un informe del Ministerio de Exteriores en donde… aunque afirmaba que el uso era totalmente legal, comprendía lo problemático que se había transformado el fósforo blanco tras la politización del mismo. El propio Jefe del Estado Mayor de Israel ordenó inmediatamente aumentar el cuidado en el uso de dichas bombas hasta retirarlas. De todos modos, el Informe Goldstone del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, demonizó a Israel y recomendó prohibir, terminantemente, el uso de fósforo blanco en zonas pobladas. Lo normal es ver noticias como estas cuando se trata de Israel… “El uso de estas bombas está admitido internacionalmente para esa función, pero no para lanzarlas sobre la población civil, pues las partículas incandescentes de fósforo producen profundas quemaduras. Aún así, Israel admitió haberlas arrojado en la ciudad de Gaza, en 2008-2009”. La admisión por parte de Israel que ha utilizado bombas de fósforo en Plomo Fundido no significa que admitió que las lanzó adrede contra población palestina civil o militar para dañarles. De hecho, Israel afirmó todo lo contrario. Esta manipulación mediática es un patrón de conducta cotidiano. Alberto Estévez, de “Amnistía Internacional”, experto en armamento, explicó (2009) “hasta que no haya una regulación específica, hay que basarse en los convenios internacionales que existen” y que son “legalmente vinculantes”. De todos modos, desde 2009 Israel no ha vuelto a ser acusada por este uso porque entendió que aunque “era legal”… se veía mal. ¿Algún israelí fue acusado de usar mal el fósforo blanco? Por supuesto. También, se trata de un tema antiguo. Dos oficiales israelíes fueron castigados por usar de forma indebida las bombas de fósforo blanco durante Plomo Fundido el 15 de enero 2009. El coronel Ilan Malka y el general de brigada Eyal Eisenberg fueron investigados y sancionados, disciplinariamente, por haber ordenado disparar munición de fósforo blanco que golpeó al complejo de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA) en Gaza capital. El Ejército israelí consideró que los dos militares habían “excedido su autoridad al aprobar el uso de bombas de fósforo que pusieron en peligro vidas humanas”. Dos empleados de UNWRA y dos civiles resultaron heridos.

afp1_wa