¿Cuándo y cómo surge el antisionismo?

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Judío Auto-odio”, “Izquierda Radical”, “Antisemita” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    Antisionismo es oponerse al derecho del pueblo judío a la autodeterminación en un estado judío independiente. Sorprendentemente, el 95% se opone solamente a la existencia de un estado: Israel. La expresión terrenal de ese antisionismo es deslegitimar la existencia del Estado de Israel. Tras 1945 no es “políticamente correcto” autocalificarse como “antisemita” por lo que se edulcoran y disfrazan los mismos mitos que fundamentan el odio hacia el judío pero ahora es la fobia hacia el “judío entre las naciones” (Israel) y en vez de antisemitismo la palabra que no arrastra mala fama es antisionismo.  Antisionismo es el antisemitismo encubierto.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Judío Auto-odio”, “Izquierda Radical”, “Antisemita” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    El sionismo es el movimiento de liberación nacional del pueblo judío. Al igual que otros pueblos sobre la faz de la tierra, el judío afirma, así también, su derecho a expresarse nacionalmente en su tierra histórica (Principio de Autodeterminación de los pueblos). El sionismo es un movimiento político internacional que propugnó el restablecimiento de una patria para el pueblo judío en la Tierra de Israel. Aunque sus orígenes son anteriores y se sustentan en su pertenencia histórica a la Tierra de Israel, el movimiento político laico actual fue establecido oficialmente por el periodista Teodoro Herzl a fines del siglo XIX.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Judío Auto-odio”, “Izquierda Radical”, “Antisemita” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    El movimiento sionista tiene como objetivo la creación de un Hogar Nacional para el Pueblo Judío y fomenta la migración judía allí. Israel fue fundada y reconocida internacionalmente en 1948, siendo actualmente el único estado judío en el mundo. El término sionismo deriva de la palabra Sión (uno de los nombres bíblicos de Jerusalén). Este nombre se refiere inicialmente al Monte Sión aunque durante el reinado de David, el término se convirtió en una sinécdoque para referirse a la ciudad de Jerusalén y a Israel. El término “Sionismo” fue acuñado como término por el editor judío-austriaco Nathan Birnbaum en 1890.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Judío Auto-odio”, “Izquierda Radical”, “Antisemita” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    Hagamos un poco de historia. Desde la rebelión en Berkeley (1964) y hasta después del mayo francés (1968) la nueva izquierda ha manifestado, virulentamente, su antisionismo, considerando a los árabes y a las dictaduras, que los militares árabes habían impuesto como “el Tercer Mundo oprimido por Israel”, y a éste país como el “representante de la tecnología occidental y un lacayo del imperialismo”. Sin embargo, los mentores de éste movimiento rechazaron dicha postura. Más aún, Jean Paul Sartre fue contundente y a la vez cínico “Israel es imperialista con sus kibutzim, y los árabes son socialistas con sus Estados feudales”.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Judío Auto-odio”, “Izquierda Radical”, “Antisemita” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    Tras la caída del bloque soviético se ha creado una alianza contranatura donde fuerzas posmodernistas de izquierda se han asociado con ideologías premodernistas identificadas en el Islam radical. Ambas filosofías, rechazan el orden liberal o neoliberal mientras que el islamismo condena de plano la oferta cultural y moral judeocristiana y occidental. Mientras que buena parte de la izquierda percibe, erróneamente, a Israel como una manifestación del colonialismo y por ende adopta posturas “antisionistas”, el radicalismo islámico y árabe rechaza de plano la existencia de Israel y, por ende, se han convertido en los más fuertes impulsores del antisemitismo llamado “antisionismo”.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Judío Auto-odio”, “Izquierda Radical”, “Antisemita” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    No hay movimiento nacional más demonizado que el sionismo. El derecho judío a poseer un pequeño estado propio ha despertado una sostenida hostilidad. Se presenta al sionismo como un movimiento “usurpador, imperial y violento”, obviando que el movimiento sionista nunca fue anti-árabe, tampoco el sionismo fue una ramificación del colonialismo y fueron los sionistas los que estaban dispuestos a aceptar un territorio infértil y del tamaño de Luxemburgo para transformarlo en un ejemplo de superación. El antisionista considera a Israel, consciente o inconscientemente, como “el judío”entre los países”, antes odiaba al judío como individuo y ahora a Israel como colectivo.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Judío Auto-odio”, “Izquierda Radical”, “Antisemita” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    El odio hacia los judíos es camuflado en un descomunal odio hacia Israel. Israel es “al que más se exige y denosta” y a la única que se le reclama justificar su existencia. Pueblos creados artificialmente por imperios, pueblos recientes con un historial de solamente doscientos años reclaman justificar su derecho a la autodeterminación a un pueblo (el judío) con más de 3.000 años de historia. El antisionista critica a Israel mientras que suele omitir las flagrantes violaciones de derechos humanos en el resto del mundo, sobre todo entre los enemigos de Israel y en sociedades que viven bajo opresión.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Judío Auto-odio”, “Izquierda Radical”, “Antisemita” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    La expresión práctica del antisionismo es la deslegitimación básica de Israel (y su derecho a existir). Son una agrupación de movimientos y organizaciones aparentemente no ligadas entre si, alrededor de cualquier tema de moda relacionado con Israel (Flotilla, Guerra en Gaza, la pobreza o la riqueza), bajo un marco de no aceptación de Israel como estado judío. Esta alianza incluye a países árabes y movimientos islamicos, países del tercer mundo, grupos de extrema izquierda de Europa y de América y, por supuesto, grupos antisemitas, quienes han transformando en la deslegitimación de Israel una plataforma común que a veces coactúan surrealisticamente.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Judío Auto-odio”, “Izquierda Radical”, “Antisemita” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    Los cuestionamientos al concepto de nación judía comenzaron en el mismo momento histórico en que nacieron los nacionalismos. Célebremente, el conde Stanislas de Clermont-Tonnerre proclamó ante la Asamblea Nacional Francesa, luego de la Revolución, en diciembre de 1789: “A los judíos como individuos, todo. A los judíos como nación, nada”. En la era de la religión, se les ofreció igualdad plena a los judíos a condición que abandonasen la suya y adoptaran la imperante. En la era del nacionalismo se les propuso igualdad plena, con la condición que dejaran su identidad nacional. Esa promesa nunca se cumplió por el antisemitismo.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Judío Auto-odio”, “Izquierda Radical”, “Antisemita” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    En la era de la religión se les ofreció igualdad plena a los judíos, a condición que abandonasen la suya y adoptaran la cristiana. En la era del nacionalismo se les propuso igualdad con la condición que dejaran su identidad nacional. “En ambos casos, comentan Prager y Telushkin, los detractores de los judíos enviaron el mismo mensaje: “dejen de ser judíos”. Esto es, básicamente, lo mismo que los antisionistas contemporáneos dicen hoy a los judíos. Una vez más, se les niega el derecho a ser como quieran (solo ellos). El único nacionalismo que les perturba es el de los judíos.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Judío Auto-odio”, “Izquierda Radical”, “Antisemita” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    El odio hacia los judíos es camuflado por un descomunal odio hacia Israel. Israel es “a la que más se exige y denosta”, a la única que se le reclama justificar su existencia. Pueblos creados artificialmente por imperios o recientes, reclaman justificar su derecho a la autodeterminación a un pueblo (el judío) con más de 3.000 años de historia. En sus famosas Cartas a un amigo antisionista (1967), Martin Luther King afirmaba: “Tú declaras, amigo mío, que no odias a los judíos, que sólo eres antisionista (…) Cuando la gente critica el sionismo, quiere decir [que critica a] los judíos”.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Judío Auto-odio”, “Izquierda Radical”, “Antisemita” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    El sionismo es descrito por radicales de izquierda y por islamofascistas como “racista y fanático en su naturaleza, agresivo, expansionista y colonial en sus objetivos y fascista en sus métodos”. Lo mismo se dice en respetables plataformas occidentales. Pilar Rahola dice que la avalancha de hostilidad hacia Israel representa una “práctica de tiro intelectual al judío” que prestigia al antisemitismo, “le da cobertura intelectual, lo arma ideológicamente”. Lo que estamos presenciando es, esencialmente, un proceso de palestinización del discurso intelectual occidental. Es como si la opinión occidental reinante hubiera adoptado la terminología intransigente y ofensiva de la Carta Nacional Palestina.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Judío Auto-odio”, “Izquierda Radical”, “Antisemita” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    En el 2008 un reporte del Departamento de Estado ya advirtió que “Nuevas formas de antisemitismo a menudo incorporan elementos de antisemitismo tradicional. Sin embargo, la característica que distingue al nuevo antisemitismo es la crítica al sionismo o a la política israelí que, ya sea intencional o involuntariamente, tiene el efecto de promover ciertos prejuicios en contra de todos los judíos al demonizar a Israel y a los israelíes, y atribuir las faltas percibidas de Israel a su carácter judío. Este nuevo antisemitismo es común en Medio Oriente y en comunidades musulmanas europeas, pero no está confinado a estas poblaciones…”.