Ilan Pappe

Ilan Pappé

1000 palabras que deberíamos saber acerca de Ilan Pappe

Ilan Pappe (Haifa, Israel, 1954) es un profesor de historia de la Universidad de Exeter, Reino Unido y co-director del Centro Exeter de Estudios Etno-Políticos. Anteriormente fue profesor de ciencias políticas en la Universidad de Haifa (1984-2007) y director del Instituto Emil Touma de Estudios Palestinos de Haifa (2000-2008). Pappe es autor de libros muy criticados por sus colegas como “La limpieza étnica de Palestina” (2006), “El Oriente Medio moderno” (2005), “Una historia de la Palestina moderna: una tierra, dos pueblos” (2003) y “Gran Bretaña y el conflicto árabe-israelí” (1988). Fue uno de los fundadores del partido comunista israelí “Hadash”. Ilan Pappe es uno de los denominados “nuevos historiadores” israelíes quienes, a partir de la desclasificación de documentos en la década de 1980 por parte de los gobiernos del Reino Unido, Estados Unidos e Israel, han tratado de revisar la historia moderna del Estado de Israel, criticando muchas veces la narrativa clásica sionista desde puntos de vista muy controvertidos para parte de la sociedad israelí. En particular, Pappe afirma que la salida de unos 700.000 palestinos del antiguo mandato británico durante la guerra árabe-israelí de 1948 fue llevada a cabo de forma intencionada en el marco del Plan Dalet. Pappe considera que Israel y Palestina son dos nombres diferentes para el mismo territorio, pero hay una sola autoridad que es el Estado de Israel cuando una sola parte de los habitantes allí tienen derechos civiles: los ciudadanos israelíes. Además, afirma que entre los israelíes hay importantes diferencias entre los árabes y judíos y también entre judíos askenazíes (europeos) y judíos mizrajim (orientales). Pappe compara al conflicto Israel-Palestina con el conflicto de la Sudáfrica del Apartheid y que la solución pasa por la creación de un único estado, laico y binacional, lo que supondría la desaparición de Israel como estado judío. Para destruir la naturaleza judía del Estado de Israel (y por ende al estado como lo conocemos), un país en donde por lo menos 3/4 de la población son judíos, Ilan Pappe ha apoyado el boicot académico contra Israel en el año 2005. Además, exige boicots militares y económicos contra su país de nacimiento: “El apoyo militar y financiero a Israel es importante para que el estado judío pueda proseguir las políticas que lleva a cabo. Cualquier posible medida para la disminución de estas ayudas es bienvenida en la lucha por la paz y la justicia en el Oriente Medio”. Ilan Pappe apoyó públicamente a un alumno de la Universidad de Haifa, Teddy Katz, que en el marco de su tesis doctoral investigó una supuesta masacre llevada a cabo por la Haganá en la aldea árabe de Tantura (1948), recogiendo entre otras cosas testimonios de los “asesinos”. La tesis causó un gran revuelo académico, mediático y político. Katz se retractó de sus conclusiones y luego se retractó nuevamente. Teddy Katz fue demandado por difamación por veteranos de la Haganá. Teo Katz había citado a un testigo llamado Abu Fahmi quien decía que los soldados israelíes habían rodeado a los aldeanos, los habían puesto en fila contra las paredes para luego asesinarles. Después de obtener una orden de la corte que forzaba a Katz a entregar las grabaciones de sus entrevistas, se demostró que no existían tales citas. Por el contrario, Abu Fahmi había afirmado repetidamente que los israelíes no asesinaron a los aldeanos después que estos se rindieran. Confrontado con sus mentiras, Katz insistió que se había malinterpretado sus argumentos. Uno de sus críticos, Steven Plaut afirmó que Katz, con su abogado presente, admitió que “la matanza fue todo un invento”. Ilan Pappe cree que la conducta de Israel en 1948 debería ser llevada a los tribunales internacionales: “Esto puede entregar un mensaje al campo de la paz israelí, que la reconciliación implica el reconocimiento de los crímenes de guerra y atrocidades colectivas. Esto no se puede hacer desde adentro, ya que en la prensa israelí a la expulsión, masacre o destrucción en el año 1948 se la niega y se la atribuye al auto-odio o a estar al servicio del enemigo en tiempos de guerra. Esta reacción abarca el mundo académico, medios de comunicación, sistema educativo y los círculos políticos”. En una entrevista a Le Soir de Bruselas (7/12/1999), Ilan Pappe dijo: “Nunca hay un historiador que sea objetivo. Me importa menos qué sucedió sino la forma en que la gente ve esos hechos. Yo confieso que mi ideología influye sobre mis textos históricos. La lucha está basada en la ideología y no en hechos. ­ ¿Quién sabe cuáles fueron los hechos? Nosotros tratamos de convencer a la mayor cantidad de personas que nuestra interpretación de los hechos es la correcta. Nosotros hacemos eso porque somos personas ideológicas y no porque somos buscadores de la justicia”. No es justo llamarle “historiador”. El historiador Benny Morris analizó en el The New Republic el libro de Pappe “Historia de Palestina moderna: un territorio, dos pueblos”: “Lamentablemente, mucho de lo que Pappe trata de vender a sus lectores es montaje. (…) Este libro está inundado de errores de una cantidad y calidad que no se encuentran en la historiografía seria. (…) La multiplicidad de errores en cada página es un producto de la metodología histórica y las inclinaciones políticas de Pappe. (…) Para aquellos enamorados de la subjetividad y, dependientes de relativismo histórico, un hecho no es un hecho y la precisión es inalcanzable”. El historiador Efraim Karsh acusa a Pappe de tergiversación, distorsión y falsedad: “A los lectores se les habla de acontecimientos que nunca sucedieron, como la inexistente “masacre” de Tantura de mayo 1948 o la expulsión de árabes en los doce días siguientes a la resolución de partición. Conocen decisiones políticas que nunca fueron tomadas, como el plan anglo-francés de 1912 para la ocupación de Palestina o la preparación de “un plan maestro para librar al futuro estado judío de tantos palestinos como fuera posible. Está mal informado acerca de acontecimientos militares y políticos, como la lógica de la declaración Balfour”. No se puede considerar seria y académicamente a Pappe.