¿Por qué Israel renunció en 1967 a imponer la religión judía en el sagrado Monte del Templo como hicieron otras religiones?

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Corrector”

    Un profesor salafista de Arabia Saudita, Adnan Rajahi, le preguntó a un erudito religioso de El Cairo, Mustafa Rashad, sobre el estatus de Jerusalén en el Islam, este respondió que la Mezquita de Al-Aqsa se llamaba originalmente la Mezquita Ayliya. Sólo cuando el califa omeya Marwan Iben al-Hakam cambió su nombre a Al-Aqsa se le atribuyó un versículo del Corán sobre el ascenso del profeta Mahoma a los cielos, por razones puramente políticas de reorientación de la peregrinación de La Meca a Jerusalén, ya que los Omeyas tenían su sede en Damasco y sus enemigos en La Meca. Es cierto.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    Moshé Dayan ordenó que los soldados israelíes se retirasen del Monte del Templo (1967), rechazando las súplicas del jefe del Comando Central Uzi Narkis, quien le recordó que desde Jordania hasta los romanos, todos habían estacionado un contingente militar en el monte para mantener el orden. Dayan anunció que la seguridad quedaría en manos musulmanas. Luego agregó: “Hemos regresado al más sagrado de nuestros lugares, para nunca separarnos otra vez… Nosotros no vinimos a conquistar los lugares sagrados de los demás o restringir sus derechos religiosos, sino a garantizar la integridad de la ciudad y vivir con otros en fraternidad”.

    clip_image004

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    Moshé Dayan en el Monte del Templo (1967) actuó muy parecido al Primer Ministro David Ben-Gurion, quien durante la Guerra de Independencia, en julio de 1948, cuando parecía que las fuerzas judías estaban a punto de conquistar la antigua ciudad, ordenó a David Shaltiel, comandante la Haganá en Jerusalén, que “preparase una fuerza especial, leal y disciplinada que… “utilizará sin piedad una ametralladora contra cualquier judío que tratase de robar o profanar un lugar santo, cristiano o musulmán”. Ben-Gurion también le recomendó a Shaltiel que minase las entradas a los lugares santos a fin de evitar daños sobre los mismos.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    En 1967, El Ministro de Defensa Moshé Dayan convocó al Primer Ministro Levi Eshkol y a los jefes de las comunidades religiosas, prometiéndoles que los lugares santos musulmanes no se verían perjudicados. Eshkol le anunció a los grandes rabinos de Israel que ellos serían los responsables de la administración del lado oeste del Muro de los Lamentos. Además, prometió a los líderes religiosos de las comunidades cristianas y musulmanas que continuarían administrando los lugares santos de sus religiones: la Iglesia del Santo Sepulcro y el Monte del Templo. Los judíos podrían visitar el Monte del Templo pero no rezar allí.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    La acción más significativa de Moshé Dayan en el Monte del Templo fue prohibir los rezos judíos allí, a diferencia de los arreglos ordenados en la Cueva de los Patriarcas de Hebrón. Moshé Dayan decidió dejar la gestión del Monte en manos del Waqf musulmán, insistiendo que los judíos podían visitarlo irrestrictamente (¡sin rezar allí!). Dayan (laico él) pensaba que para los musulmanes el Monte era una “mezquita de rezos musulmana”, mientras que para los judíos no era más que “un lugar histórico de conmemoración del pasado… uno no debería obstaculizar que los árabes se comportasen como lo hacen ahora”.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    El ministro de defensa (1967) Moshé Dayan pensaba que al Islam se le debía permitir expresar su soberanía religiosa en contraposición a la soberanía nacional israelí que debía permanecer sobre el Monte. Dayan creía que el conflicto árabe-israelí debía mantenerse en un nivel territorial-nacional y que el potencial conflicto religioso debía ser eliminado. Concediéndoles a los judíos el derecho a visitar el Monte, Dayan intentó aplacar las demandas judías para permitir los rezos e imponer la soberanía israelí allí. Al otorgarles la “soberanía religiosa” a los musulmanes, Dayan pensaba que estaba desactivando ese lugar como un centro de radicalismo palestino.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    Los elementos básicos del status quo diseñados por Moshé Dayan en el Monte del Templo (1967) se han mantenido hasta el presente. A pesar de diversos intentos de judíos para rezar en el Monte, el Estado de Israel ha mantenido la prohibición. De acuerdo a la Ley de Protección de los Lugares Santos (1967), el ministro de Asuntos Religiosos está autorizado para disponer regulaciones para los rezos judíos y musulmanes en el Monte. Sin embargo, los ministros han evitado modificar la situación existente, respetando al decreto gubernamental de 1967. La Corte Suprema Israel también ha respaldado la decisión de 1967.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    Israel también ha aprobado la Ley de Protección de los Lugares Sagrados. La ley estipula que estos lugares estarán protegidos contra la profanación y cualquier otro daño que pueda menoscabar la libertad de acceso a las diferentes religiones hacia estos lugares, o herir los sentimientos conectados a ellos. Los castigos para los transgresores son severos: siete años de prisión para quien profane un lugar santo, cinco años de prisión para “cualquiera que haga algo que pueda violar la libertad de acceso de los miembros de las diferentes religiones a los lugares sagrados o a sus sentimientos respecto a esos lugares”.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Amigable didáctico”

    La Corte de Suprema de Justicia de Israel, en su sentencia Organización Fieles del Monte del Templo vs Tzaji Hanegbi (entonces Ministro de Seguridad) dijo: “Todo judío tiene derecho a ascender al Monte del Templo para rezar y comulgar con su Creador. Eso es libertad religiosa y es parte de la libertad de expresión. Este derecho, al igual que otros derechos fundamentales, no es absoluto y en donde las probabilidades de afectar la paz pública e incluso la vida humana es casi segura, se puede justificar el limitar la libertad de culto religioso y también limitar la libertad de expresión”.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Corrector”

    Las autoridades rabínicas de Israel han apoyado la política israelí hacia el Monte del Templo por justificaciones de la Halajá (ley religiosa judía). Para los rabinos, los judíos modernos están “contaminados al estar en contacto con muertos” y, a diferencia de la antigüedad, no existe posibilidad alguna de ser purificados por lo que no es posible ascender al Monte del Templo. El Gran Rabinato de Israel, el actor institucional decisivo a la hora de fijar la Halajá, casi todos los jueces del mundo haredi (ultra-ortodoxos) y los principales jueces religiosos de la neo-ortodoxia sionista  rechazan ascender al Monte del Templo.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Corrector”

    Existe un consenso entre las autoridades Halájicas judías sobre la prohibición de construir el Tercer Templo. Esta opinión incluye a rabinos que permiten el ascenso al Monte. Los rabinos prohíben categóricamente la construcción ya sea en lugar de las mezquitas como a su lado sin dañarlas. Las razones: 1) El Templo se construirá solamente con la llegada del Mesías. 2) La generación actual carece de la espiritualidad necesaria, 3) Muchos creen que el Tercer Templo judío descenderá, en una pieza, desde los cielos, 4) No existe la “vaca embarazada roja” cuyas cenizas purificaban a los judíos contaminados por la muerte.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Corrector”

    Existe un consenso total entre las autoridades Halájicas judías sobre la prohibición de construir el Tercer Templo. Esta opinión incluye a rabinos que actualmente permiten el ascenso al Monte del Templo. Las razones: 1) El Templo se construirá solamente con la llegada del Mesías. 2) La generación actual carece de la espiritualidad necesaria, 3) Muchos creen que el Tercer Templo descenderá desde los cielos, 4) No existe la “vaca embarazada roja” cuyas cenizas purificaban a los judíos contaminados por la muerte, 5) El temor a un enfrentamiento interreligioso judío-musulmán que pusiese en peligro a judíos de Israel o del mundo.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Corrector”

    La lógica de muchos sabios de la Halajá respecto al Monte del Templo fue resumida por el ex vicepresidente de la Corte Suprema de Israel Menajem Elon, en su sentencia en el caso Fieles del Monte del Templo vs el Fiscal General: “Esta actitud especial en el mundo del judaísmo, que cuanto más sagrado es el lugar o el tema, existe un deber especial a no acercarse o entrar en este, no implica distanciamiento sino más bien, cercanía y veneración”. También citó declaraciones parecidas del rabino Abraham Itzjak Hacohen Kook, quien examinó el tema del Templo y Monte del Templo.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Corrector”

    El rabino Shlomo Aviner, jefe de la Yeshiva Ateret Cohanim, en su libro Shalhevetya dijo sobre la relación de los judíos con el Monte del Templo: “Nuestra propiedad y pertenencia son reveladas en el hecho que no nos acercamos a este lugar y nuestro genio nacional es evidente cuando mostramos mundialmente que existe un lugar al que no entramos… La distancia no separa. Por el contrario, nos conecta”. El rabino Yuval Sherlo, uno de los rabinos más importantes del sionismo religioso, aboga por los rezos judíos sobre el Monte del Templo pero no acepta ni tolera perjudicar a las mezquitas.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Corrector”

    Durante muchos años la actividad arqueológica israelí no fue permitida cerca del Monte del Templo. Muy a menudo, la rehabilitación, renovación y el trabajo de construcción en el monte se realiza (en coordinación con el gobierno israelí) por organismos extranjeros y otros gobiernos, tales como Jordania o Egipto, mientras que el Estado de Israel “va de puntillas” en torno a estos proyectos. Israel entiende que se trata de un barril de pólvora en potencia. En el tratado de paz con Jordania (1994), el gobierno israelí reconoció el antiguo status de Jordania en el Monte hasta que se firmen acuerdos finales.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Refutador”

    La realidad que creó el Estado de Israel en el Monte del Templo (en 1967) contradice lo que rezan los judíos diariamente: “que el Templo sea reconstruido rápidamente en nuestros días… Y allí les serviremos en reverencia, como en los días de antaño y como en años anteriores”. El primer acto que ordenó Moshé Dayan (Ministro de Defensa) en el Monte del Templo fue retirar inmediatamente la bandera israelí que los paracaidistas habían izado en el monte. La segunda acción de Dayan fue retirar la compañía de paracaidistas que se suponía permanecería, permanentemente, estacionada en la sección norte del monte.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Refutador”

    Israel ha renunciado, desde 1967, a construir un templo judío en el lugar más sagrado para su religión… el Monte del Templo. A diferencia de otras religiones, que han destruido los lugares santos convirtiéndolos en parte de su credo, Israel no ha hecho eso. Cuesta mucho encontrar algún precedente en otro país o religión. El padre biológico de esta renuncia, que durante años ha sido llamada “el status quo sobre el Monte del Templo”, fue Moshé Dayan, quien se desempeñó como Ministro de Defensa israelí durante la Guerra de los Seis Días. Sin embargo, los musulmanes no valoran este renunciamiento.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Refutador”

    La emocionante liberación del Muro de los Lamentos y el Monte del Templo fue documentada en detalle en 1967. “¡El Monte del Templo está en nuestras manos!”, dijeron los oficiales israelíes. Sin embargo, la realidad ideada por Israel para el Monte del Templo, las limitaciones que se auto impuso, distaban mucho de la euforia vivida durante la liberación y el encuentro con el lugar en donde habían estado los dos Templos del Pueblo Judío, el mismo que durante mucho tiempo fue punto focal de su vida espiritual. Para los judíos el Monte del Templo es como La Meca para los musulmanes.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Refutador”

    La situación actual es que la policía restringe el número de judíos que pueden entrar al Monte del Templo, en particular de religiosos. Se permite la entrada solamente durante unas horas y los visitantes son acompañados por los guardias israelíes y policías del Waqf que chequean sus pertenencias para asegurarse que no han metido de “contrabando” al Monte un talit (chal de rezos), los tefilín (filacterias) o un libro de rezos, mientras, cautelosamente, comprueban que sus labios no se mueven en coordinación con los rezos. Sólo después que un contingente de judíos religiosos se marcha otro pequeño grupo puede entrar.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Fulminador”

    El Estado de Israel se ha adherido, con la ayuda de sus mecanismos de seguridad, el Shin Bet (Agencia de Seguridad de Israel) y la policía, al “status quo” fijado por Moshé Dayan en 1967. Paralelamente, Israel aceptó dos cambios en beneficio de la parte musulmana. 1) Israel aceptó limitar y controlar la entrada libre de judíos al Monte, 2) Los musulmanes cavaron y prepararon dos nuevos lugares de rezo, los Establos de Salomón (la Mezquita Al-Marwani) y el adjunto bajo la Mezquita Al-Aqsa, llamada la Antigua Al-Aqsa. Las excavaciones fueron irresponsables y ponen en peligro la estabilidad del Monte.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Fulminador”

    El hecho que la política oficial y concreta del Estado de Israel, las opiniones del Consejo del Jefe Rabínico y la Corte Suprema, todos ellos apoyan entregar la gestión del Monte del Templo en manos del Waqf musulmán, no es valorado en el mundo musulmán actual. Por el contrario, elementos palestinos y musulmanes presentan las actividades de grupos no gubernamentales y elementos judíos extremistas y marginales, que no son la corriente principal del judaísmo, como si fuesen o como si reflejasen la postura oficial y real del Estado de Israel. Así ocurre cuando mentir es moneda corriente entre estas personas.

  • Estás viendo un tipo de respuesta “Árabe hispanoparlante” con un tipo de tono “Fulminador”

    Durante años, elementos judíos no oficiales y extremistas han tratado de dañar las mezquitas en el Monte del Templo. Estos intentos han sido frustrados por la mano de hierro de las autoridades israelíes: la policía, Shin Bet y el Mossad. La única responsabilidad que mantuvo Israel en el Monte del Templo fue la de seguridad. Extremistas musulmanes han manipulado acciones aisladas para sus fines terroristas y para seguir con su incitación al odio. Todas las llaves de las puertas del Monte del Templo, a excepción de la Puerta Mugrabí (en su lado occidental), están exclusivamente en manos del Waqf musulmán.