La Guerra de Desgaste 1967-1970

Kשה Bשר Lקה

 

1000 palabras que deberíamos saber sobre la Guerra de Desgaste 1967-1970

Egipto, Jordania, OLP y sus aliados en 1967-1970. A pesar de los esfuerzos por terminar las guerras La Guerra de Desgaste fue una larga serie de combates en los que participaron Israel, tras los Seis Días 1967 (Declaración 242), los estados árabes formularon su política de los “tres No” de Jartum: “No a la paz con Israel, No al reconocimiento o a las negociaciones con Israel”. El razonamiento del presidente Gamal Abdel Nasser, para comenzar la Guerra de Desgaste, fue explicado por el periodista allegado al régimen egipcio Mohamed Hassanein Heikal: “Si el enemigo tiene éxito en infligir 50.000 muertes en esta campaña, podremos ir a luchar, porque tenemos reservistas suficientes. Si tenemos éxito en infligir 10.000 muertes, inevitablemente, se encontrarán obligados a parar de luchar, porque ellos no tienen reservistas”. El presidente egipcio Nasser tenía claro que “lo que fue tomado por la fuerza se debe restaurar por la fuerza”. La guerra comenzó el 1/7/1967, cuando un comando egipcio partió de Puerto Fuad hacia el sur y tomó una posición en Ras el-Ish, a 16 km de Puerto Said, en la ribera oriental del Canal de Suez, un área en manos israelíes desde el alto al fuego del 9/6/1967. Ante los primeros ataques egipcios contra Israel en julio 1967, llegó la venganza israelí en la noche del 30/10/1967, en que comandos helitransportados (Sayeret Matkal) destruyeron la principal fuente de electricidad egipcia. El apagón obligó al presidente egipcio Nasser a cesar las hostilidades durante algunos meses, para fortificar centenares de blancos importantes. Israel reforzó, simultáneamente, su posición en la margen este del Canal de Suez construyendo la Línea Bar Lev, un sistema de treinta y cinco pequeñas fortalezas que corrían de norte a sur a lo largo del canal protegido por la infantería. Estas bases fueron atacadas luego. El 8/3/1969, la artillería egipcia comenzó a atacar, masivamente, la Línea Bar Lev, causando muchas bajas israelíes. Los MiG-21 soviéticos también fueron empleados en el ataque. La FDI tomó represalias con incursiones profundas en territorio egipcio que causaron severos daños. El 17/10/1969, comenzaron las negociaciones entre las superpotencias, dando a conocer el Plan Rogers (9/12/1969) que pedían que los egipcios se unan a una “comisión por la paz” a cambio de retiro israelí del Sinaí. Ambas partes rechazaron fuertemente el plan. El 22/1/1970, Nasser voló secretamente a Moscú para discutir la situación. Solicitó misiles SAM, tierra-aire, baterías nuevas (incluyendo 3M9 Kub y Strela-2), que fue aprobado. Los egipcios querían atacar a Israel, exigiendo apoyo de enormes tropas soviéticas. Nasser amenazó con dimitir si no las recibía, argumentando que Egipto iría a Washington para solicitar “ayuda”. Los soviéticos habían invertido mucho en Nasser, por lo que el líder soviético Leonid Brézhnev finalmente cedió. El 30/6/1969, el número de personal soviético en suelo egipcio había aumentado de 2.500 a 4.000 y en enero de 10.600 a 12.150, con más de 100 a 150 pilotos. Los soviéticos dirigieron un ataque, conocido como Operación Kavkaz, que perjudicó a Israel. Washington temió una escalada y desaprobó una campaña de contraataque israelí. Un acuerdo de alto el fuego fue alcanzado el 7/8/1970. Éste acuerdo duró tres meses y a ninguno de los dos lados le fue permitido cambiar “el statu quo militar dentro de las zonas que se extendian 50 kilómetros al este y al oeste de la línea del alto el fuego”. A todo esto, el presidente egipcio Nasser, que quería lanzar una nueva “guerra de liberación” del canal, murió de un ataque del corazón el 28/9/1970, asumiendo el cargo el hasta entonces vicepresidente Anwar El-Sadat. Sadat comenzó, casi inmediatamente, a planear la guerra de Yom Kipur, que tendría lugar tres años después, reduciendo la de Desgaste. Durante la Guerra de Desgaste murieron 1.424 soldados israelíes y otros 3.000 fueron heridos. La Fuerza Aérea Israelí perdió 14 aviones. El historiador israelí Benny Morris sostiene que murieron cerca de 10.000 soldados y civiles egipcios, y que 98 aviones habían sido destruidos. Sin embargo, los egipcios no publicaron datos. Ambos lados consideraron la Guerra de Desgaste como una victoria. Egipto, porque esta vez no había sido aplastado como en las guerras de 1948, 1956 y 1967. Del lado israelí se consideraba que habían sostenido la ofensiva egipcia con la ayuda de una potencia militar, la de la Unión Soviética. Tras la muerte de Nasser, en septiembre 1970, su sucesor Anwar El-Sadat, continuó el alto el fuego con Israel, centrado en la reconstrucción del ejército egipcio y la planificación de un ataque contra las fuerzas israelíes que controlaban la orilla este del canal de Suez. Estos planes se materializarían tres años más tarde en 1973, en la Guerra de Yom Kipur.  Al igual que con las guerras árabe-israelíes, anteriores de 1948, 1956 y 1967, las pérdidas árabes superaron con creces las de Israel, pero las cifras exactas son difíciles de determinar porque los números oficiales no fueron revelados. La estimación más baja proviene del ex Jefe del Estado Mayor del Ejército egipcio, Saad el Shazly, quien señala las bajas egipcias así: 2.882 muertos y 6.285 heridos. El historiador Benny Morris afirma que la cifra realista se acerca a los 10.000 soldados y civiles muertos. Zeev Schiff señala que en el apogeo de la guerra, los egipcios estaban perdiendo unos 300 soldados diarios. La Guerra de Desgaste se vivió también en otros frentes, el peor de ellos fue el frente jordano. La tierra de las persecuciones, en hebreo “Eretz Hamirdafim”, es el nombre que se le dio al valle del Jordán y a la parte este de las montañas de Samaria y Judea, al norte del Mar Muerto. Durante la Guerra de Desgaste, entre el final de la Guerra de los Seis Días en 1967 hasta el Setiembre Negro (1970),  se caracterizó por las acciones de terroristas árabes que penetraban a Israel para cometer atentados. Durante estos años Israel conformó el Batallón del Valle para evitar las penetraciones. Cientos de terroristas fueron abatidos, en centenas de persecuciones. También Tzahal perdió  soldados, especialmente oficiales, que dirigían estas operaciones contra los terroristas árabes.

HATASHA