Las relaciones entre Israel y la ONU

UNanti-israel

 

­­1000 palabras que deberíamos saber sobre las relaciones entre Israel y las Naciones Unidas

La ONU fue fundada el 24/10/1945 por 51 países, con la firma de la Carta de las Naciones Unidas, en la ciudad de San Francisco al finalizar la Segunda Guerra Mundial. Uno de los primeros países en ser incorporados a la ONU fue el Estado de Israel (59°), aceptado en 1949. En la ONU, el Consejo de Seguridad es el organismo encargado de mantener la paz y seguridad entre las naciones, a través de “resoluciones” que pueden comprometer a los Estados miembros y acarrear sanciones. El Consejo está conformado por 15 naciones, 5 miembros permanentes con derecho de veto y voto (EE.UU., Inglaterra, Francia, China y Rusia), y 10 miembros temporales (elegidos de 5 en 5, cada año, con cadencia de 2 años). Para aprobar una decisión, el Consejo de Seguridad debe contar con el voto positivo de nueve de sus 15 miembros siempre y cuando uno de los países permanentes no utilice su veto. La Asamblea General de la ONU (conformada por 193 Estados miembros) únicamente está facultada para formular “recomendaciones” no vinculantes a los Estados. Los estados árabes siguen impidiendo el ingreso de Israel al Grupo Asiático, grupo geopolítico que le corresponde. Como resultado, Israel solicitó admisión al Grupo de Europa Occidental y otros estados (WEOG) y en mayo de 2000 fue admitido a este grupo en Nueva York, pero no en Ginebra, la sede de varias de las organizaciones de la ONU. Por tanto, la participación de Israel en la ONU sigue siendo limitada y no puede ser parte en actividades con sede en Ginebra (los países son elegidos para Comisiones de acuerdo a una llave regional). Con frecuencia, comités de la ONU con nombres aparentemente inofensivos se convierten en foros de sentimientos y ataques anti-israelíes. En marzo 2006, la única resolución adoptada por la Comisión de la ONU sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer condenaba a… Israel por maltrato a las mujeres… sin referirse al maltrato que sufren en muchos de los 192 estados miembros (ejemplo, la prohibición de conducir para las mujeres en Arabia Saudita). Es irónico que la ONU sea, frecuentemente, vista como un foro para la deslegitimación de Israel cuando esa institución tuvo un papel fundamental en el establecimiento del estado judío. La ONU aprobó el plan de partición de Palestina en 1947 pero la ONU no creó a Israel. La misma “efectividad” que se constató al declarar Israel su independencia (1948), vemos la “no efectividad” en el anuncio del estado palestino. Los judíos crearon Israel, de facto, con sus acciones. Al aceptarla en la ONU, ésta confirmó lo que de hecho existía. Entre las resoluciones contra Israel, una de las más perjudiciales fue la conocida Declaración 3379 de la Asamblea General (noviembre 1975 – 72 a 35 a favor) que equiparaba al Sionismo con racismo, decía que era una especie de discriminación racial, una amenaza para la paz y la seguridad mundial. La resolución buscaba negar la legitimidad de Israel atacando la base moral de su existencia. La resolución se mantuvo en pie por muchos años, hasta que finalmente fue repudiada en diciembre de 1991, claro, sin el voto árabe. La influencia de la ONU sobre el conflicto árabe o palestino-israelí ha sido, especialmente, nefasta. A partir de mediados de los años 70′, el bloque árabe-soviético-tercer mundo se unió para formar lo que venía a ser un frente pro-palestino en las Naciones Unidas. Esto era, particularmente cierto, en la Asamblea General, donde estos países – casi todas dictaduras o autocracias – votaban juntas para aprobar centenas de resoluciones atacando a Israel y apoyando al terrorismo. Si bien el proceso de paz árabe-israelí, que se inauguró en Madrid 1991, está estructurado sobre las bases de las negociaciones directas entre las partes, la ONU constantemente socava este principio. La Asamblea General usualmente adopta resoluciones que intentan imponer soluciones sobre puntos críticos, tales como Jerusalén, las Alturas de Golán y los asentamientos judíos. Irónicamente, las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU 242 y 338 proponen negociaciones bilaterales, que son refutadas, continuamente, por la Asamblea General. Actualmente, la ONU no ha desempeñado un papel útil en la resolución del conflicto árabe-israelí. El objetivo de los palestinos y sus aliados es explotar la Asamblea General de la ONU, un lugar en donde cuentan con mayoría absoluta (una alianza islamofascista apoyada por los países no alineados), y de esta forma borrar la legitimidad a la existencia del estado judío. Al secuestrar la agenda de la ONU, la desprestigian y el mundo no confronta de forma seria los problemas a los que se enfrenta la humanidad, como la guerra en Siria o las violaciones de derechos humanos en el mundo. Cambiando de tema, la Resolución 242 del Consejo de Seguridad (1967) se basa en 3 puntos: 1- Retroceso de las fuerzas israelíes de  terrenos conquistados (no todos) en la Guerra de los Seis Días. 2- Fin de la contiendas militares, respetando el derecho de todos lo países de la zona a vivir en paz en su integridad territorial. 3- Solución al problema de los refugiados palestinos en el marco de un acuerdo de paz. Si los países árabes reconocen a Israel como dice la 242, podrán cumplir la Declaración 194 de la Asamblea General  y también, se resolverá el problema de los refugiados palestinos. Israel aceptó la resolución en diciembre de 1967. La Resolución 338 (1973) repite lo que señala la 242 y agrega un pedido para que las partes se encuentren, inmediatamente, para realizar negociaciones de paz. El trato grosero contra Israel en la ONU, y, especialmente, en la Asamblea General, es indiscutible. En 2014, la Asamblea General aprobó 20 veces más resoluciones de condena a Israel por violaciones de derechos humanos que a cualquier otro país y sólo siete sobre los otros 192 estados miembros de las Naciones Unidas. Cinco de las diez sesiones de emergencia de la Asamblea General en su historia, atacaron a Israel. La Asamblea no celebró una sola reunión de emergencia sobre el genocidio en Ruanda o Sudán.

Condenas ONU

 

Algunas películas que podrías usar para exponer el tema

Prager University: La ONU contra Israel

¿Quién más sale perjudicado por las mentiras palestinas?

Explicando el odio de la ONU hacia Israel

Hablando claro: “Yo odio a Israel – Me lo ha dicho la ONU”

Danny Ayalon: “La verdad sobre la ONU”

Ron Prosor (Israel): Discurso brillante del embajador en la ONU