El Huffpost también “compró” la mercaderia podrida sobre la muerte de Leila al-Ghandour brindándole una crónica “Laila, la bebé de ocho meses muerta a manos del Ejército israelí” – aportando que… Estaba junto a su familia a un kilómetro de las protestas en la frontera de Gaza, pero los gases lacrimógenos se extendieron y no pudo resistirlos. Como hemos explicado cuando nos refiremos al tema del uso de gases lacrimógenos la utilidad del gas a un kilómetro de distancia es infima por lo que ni siquiera averiguaron lo básico del tema. En la crónica… el periódico se posiciona con el Hamás.