La familia del bebe de 8 meses Leila al-Ghandour justificó la mentira: El tío de Leila (12 años), pensó que la madre del bebé se encontraba en la cerca fronteriza y la trajo justo subiendo a un autobús con manifestantes. La madre, de 17 años, sufría dolor de muelas y se había quedado en casa. Así que el tío encontró a la abuela “parada en medio de una multitud, bajo un manto de humo negro, gritando a los soldados israelíes ubicados al otro lado de la cerca cuando cayó un bote de gas lacrimógeno y la bebé dejó de respirar”.