La muerte de una bebe palestina de 8 meses llamada Leila al-Ghandour, a causa de gases lacrimógenos lanzados por Israel, demostró ser Fake News de Palliwood (mentiras palestinas). El 24 de mayo de 2018, The Guardian, informó que Hamás había removido a Leila de su lista oficial de mártires, en espera de una autopsia. Hamás había renunciado a convertirla en un símbolo a demostrarse que la acusación contra Israel era falsa. En un informe del 15/5/2018, Associated Press citaba a un médico de Gaza que afirmaba que la niña había muerto como resultado de un defecto congénito en su corazón.